Thomas no va a ganar el Giro

Después de mostrarse como el mejor de los favoritos en la crono, una caída en la neutralizada de la etapa con final en el Etna ha dejado a Thomas fuera de combate en este Giro y en lo que resta de la temporada.

En solo tres etapas ya hemos tenido varios abandonos de hombres importantes y sorpresas en ganadores de etapas y líderes, además de pérdidas inesperadas de tiempo como la de Yates. El Giro es así y este año lo es más como resultado de las dificultades preparatorias que han tenido que afrontar los ciclistas por causa de la pandemia.

Recorrido queda, y los equipos no parecen particularmente fuertes para poder ejercer un control férreo sobre la carrera. El Astaná, que parecía el bloque más potente ha sido mermado seriamente por los abandonos de Vlasov y Supermán López y debe ser prudente a la hora de coger el líder suponiendo que Fuglsang estuviese en disposición de hacerlo.

Veremos próximamente si las etapas de media montaña y la crono clarifican la situación o la enredan más aún. El caso es que ni una gran ventaja adquirida librará a nadie de un movimiento táctico al que será difícil responder con equipos débiles o a la extrema dureza de las últimas etapas del final, en las que será indispensable responder en primera persona.

Esta es la grandeza de la carrera italiana y la que hace del ciclismo un grandísimo espectáculo cuando es difícil controlar las carreras. Ojalá se resuelva todo en la crono del último día como en el Tour, pero habiendo disfrutado antes de grandes pérdidas y recuperaciones de varios minutos entre los favoritos a la general.

Compartir